PASTEL DE JENGIBRE, GINGERBREAD, CHICHIMBRÉ. ARTICULO Y RECETA

PAN DE JENGIBRE GINGERBREAD,  RECETA Y ARTÍCULO

 

Se ha dicho que el pan de jengibre fue inventado por los griegos alrededor del año 2800 antes de Cristo. En ese tiempo el pastel era hecho con migas de pan y endulzado con miel pero el mundo a través de los tiempos lo ha hecho a su manera adaptándolo  en las diferentes culturas. Este es el motivo por el cual, si pruebas un pan de jengibre en un país que no es el tuyo, no te sabrá ni se verá como tu esperabas. Puede ser un pan, un pastel dulce y especiado, o una GALLETA DE JENGIBRE moldeada, que puede ir desde un color café claro con solo un toque de especias a un color obscuro y muy especiado. 

 

En MÉXICO, tenemos nuestra propia versión de este pan que trajeron los ingleses cuando vinieron a explotar nuestro petróleo. Se cocinaba en la amplia zona de explotación en los campos petroleros. Nuestra gente escuchaba la palabra “gingerbread” y no podían pronunciarla bien, así que se deformó en “CHICHIMBRÉ”. Y sucede lo mismo que ya hemos dicho, en algunos lugares de nuestro país, es un pan esponjoso, tipo pastel, en otros es menos esponjoso, o una galleta compacta o crujiente con forma de cochinito, de triángulo o de rectángulo.

 

En Inglaterra y en Norteamérica, les gusta hacer su pan de jengibre con melaza en lugar de miel, a nosotros nos gusta hacerlo con PILONCILLO, porque es lo que tenemos aquí. El sabor de la melaza británica  es mucho más fuerte y obscura que el suave sabor y color de la melaza que les gusta en América. El jengibre molido está siempre presente por lo menos en Inglaterra y Norteamérica, no así en MEXICO,  tal vez, porque no era fácil obtenerlo, o porque no nos llegó a gustar mucho su sabor, no lo sé, pero nuestro CHICHIMBRÉ, no lo lleva.  También contiene canela,  y  algunas veces, clavo molido. Pero igual hay recetas que solo incluyen el piloncillo sin agregar especias. En Norteamérica, me parece a mí, son más aficionados a las galletas de jengibre que al pan, las hacen principalmente en la época de Navidad.  Y es una lástima, porque  este pastel húmedo y sabroso es realmente perfecto como postre de otoño e invierno.  Esta receta es también muy adaptable. Aunque contiene ralladura de limón, puedes usar ralladura de naranja si te place. Nueces tostadas, jengibre fresco finamente picado, o jengibre cristalizado, si lo encuentras, lo puedes añadir a la receta. Para los más arriesgados, un poco de pimienta negra molida o chile en polvo (PIMIENTA DE CAYENA) puede ser agregado para un sabor distinto y “hot” como dirían nuestros primos, pero no te asustes,  no resultará un pastel picante. Puedes adaptar las  recetas de CHICHIMBRÉ, que están en esta página en la categoría de GALLETAS, leyendo esta receta de pastel. Este pastel es muy rico solo, pero es absolutamente delicioso cuando se glasea con un delicioso glasé de limón. Aquí se incluye la receta del glasé que se seca para darle un terminado hermoso, suave y satinado. Para variar, puedes acompañarlo con suave crema batida, crema pastelera, o aún con manzana rebanada y salteada, como para TARTA DE MANZANA.

 

En Norteamérica, existen dos tipos de melaza que se usan generalmente par hacer el pastel de jengibre (gingerbread): suave, refiriéndose al color, y obscura. La melaza suave, usada en esta receta, proviene del primer hervor del jarabe de azúcar y es más suave en sabor y color que la melaza obscura. La melaza obscura, proviene del segundo hervor y es más obscura en color con un sabor más robusto.  La melaza se usa en productos de pastelería y repostería para agregar color, humedad y sabor.

 

En MÉXICO, no es fácil encontrar la melaza envasada, pero tenemos nuestro PILONCILLO, o PANELA, como la nombran en otros países de Sudamérica,  también suave y obscuro,  que proviene de los trapiches de caña de azúcar y podemos decir lo mismo en cuanto a su color y sabor, como en la melaza de  Norteamérica, pero el PILONCILLO, es más natural, más nutritivo y sano.

 

En Norteamérica la melaza, MOLASSES a veces es etiquetada como “sulphured molasses” o “unsulphured molasses”  La melaza “unsulphured” es más clara en color y tiende a tener un mejor sabor.

 

Si tienen oportunidad  de visitar los supermercados en EEUU,  busquen

la melaza envasada como MOLASSES, pero aquí en MEXICO, lo único que tenemos que hacer es poner a hervir en un poco de agua nuestros PILONCILLOS o PANELAS, para obtener la melaza, rica y dulce, más natural.

 

Y ahora, una receta de PASTEL DE JENGIBRE. Es una receta Inglesa, o norteamericana, pero como es muy adaptable como ya hemos dicho, tú ponle o quítale lo que quieras, según tus gustos, o conviértela en CHICHIMBRÉ como lo hicieron nuestros ancestros:

 

PASTEL DE JENGIBRE

 

Precalienta el horno a 180°C 350°F, y coloca la parrilla al centro del horno. Engrasa y enharina un molde de 23 cm (9 pulgadas) para pastel con 5 cm de alto, y resérvalo. En otro tazón, mezcla juntos la harina, bicarbonato, sal, canela, jengibre y clavo molidos, y cualquier otro ingrediente seco incluido. Reserva. Sigue Abajo…

 

 

Ingredientes:

2 tazas de harina (280g)

 

1 cucharadita de bicarbonato de sodio (5g)a

 

1/4 de cucharadita de sal

 

1 ½  cucharaditas de canela molida

 

1 cucharadita de jengibre molido

 

1/8 de cucharadita de clavo molido

 

½ taza (113g) de mantequilla sin sal y a temperatura ambiente

 

½ taza (105g) de azúcar morena suave (mascabado suave)

 

2 huevos grandes

 

Ralladura de un limón

 

½ taza (120ml) de melaza “unsulphured molasses”

 

1 taza de leche (240 ml)

 

PARA EL GLASÉ DE LIMON:

 

1 ½ Tazas (150g) de azúcar pulverizada o glass cernida

 

2 a 2 ½ cucharadas de jugo de limón fresco

 

PARA EL ADORNO:

 

Nueces de Castilla enteras

 

Nota: Para prevenir que la melaza se pegue a la taza de medidas, primero rocíala con aceite en espray PAM.

Ralladura de limón: Recomiendo limón real, del sin semillas del amarillo.

 

·        En un tazón de tu  batidora eléctrica,  acrema la mantequilla y el azúcar hasta que esté ligera y esponjada (como 3 minutos). Agrega los huevos, uno cada vez, batiendo bien después de cada adición, (es muy importante que los huevos estén a temperatura ambiente para mejores resultados, si los huevos están fríos resultará un pastel pesado o apelmazado) Añade la ralladura de limón, solo la parte verde no llegues hasta la blanca, y la melaza. Bate para combinar.

·        Añade los ingredientes secos, alternando con la leche, comenzando y terminando con los ingredientes secos: harina-leche-harina-leche-harina. Bate solo hasta incorporar.

·        Vacía la batida en el molde que tienes preparado y empareja la superficie con una espátula.

·        Hornea el pastel por 40-45 minutos, o hasta que al insertarle un palillo en el centro éste salga limpio. Saca el pastel del horno y deja enfriar sobre una rejilla de alambre por 10 minutos antes de desmoldar.

·        Deja enfriar completamente y luego glaséalo con el glasé de limón, si lo deseas, adorna encima del glasé con nueces tostadas de Castilla o al gusto.

 

Este pastel se conserva por varios días a la temperatura ambiente. Sírvelo para variar, con crema batida, crema pastelera o manzanas salteadas.

Rinde para un molde de 23 cm (9”)

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en PASTELES Y PANES. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s